Blog de Mela Villar

Crisis económica y estado de ánimo en la sociedad

¿Influye la crisis económica por la que estamos pasando en el estado de ánimo de la sociedad?
la sociedad es un grupo, un grupo muy amplio de personas que como todos los grupos tiene un funcionamiento propio. Las personas viven sus dificultades de forma individual, por ejemplo, un cabeza de familia está en paro, esto produce en la persona preocupación, frustración, ansiedad, angustia, depresión….
¿qué pasa cuando toda una sociedad está recibiendo del exterior estímulos constantes negativos, de preocupación por la situación económica, incremento diario de la tasa de paro, historias individuales donde se narran situaciones angustiosas con difícil solución?
la sociedad se va impregnando de toda la negatividad que flota en el ambiente, y pasa a sentir de forma grupal las mismas sensaciones que sentía el individuo con sus problemas particulares, es decir, la sociedad se empieza a preocupar por la situación actual, se empieza a angustiar por la incertidumbre del momento, se defrauda ante la situación de precariedad por la que está pasando la sociedad en general. Aparecen signos depresivos en el colectivo social, de retraimiento, de miedo, de desconfianza….
La crisis económica con las consecuencias que se derivan de ella, generan en la sociedad un estado de ánimo bajo, donde la ansiedad, la angustia o cuando menos la preocupación están presentes a nivel general.
¿quiere decir esto que toda la  sociedad podría enfermar?, No todas las personas a pesar de sentir estas sensaciones globales enferma, obviamente. Pero sí es cierto que aquellas personas predispuestas previamente, por sus características y dificultades personales lo tendrán más complicado o dicho de otra manera, la crisis económica puede hacer de facilitador en la aparición de sintomatología ansioso depresiva.
Aprender a cambiar nuestra percepción de la realidad que estamos viviendo nos ayudará a todos, tanto como personas individuales como a la sociedad en general a percibir la vida de forma positiva, aprendiendo a relativizar, a invertir nuestras prioridades y como si de un tamiz se tratara, habremos conseguido quedarnos con las cosas verdaderamente importantes de la vida y que son las que realmente importan y las que nos hacen felices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies